#Musalove Story nº9 – I Concurso de relatos

Regalo San Valentin

Relato nº9:Punta del diablo

Borja llegó a Uruguay desde España, se había tomado un año sabático para recorrer América Latina. Nos conocimos en pleno Carnaval de La Pedrera. El flechazo fue instantáneo: ambos sentimos amor a primera vista y él siguió detrás de mí hasta Punta del Diablo. Yo había alquilado allí, junto con mi hermano Ney, una casita modesta durante todo el mes de Febrero. Aunque Ney es cien por ciento montevideano, siempre le ha gustado presumir de ser un gran conocedor del balneario rochense y, ante las múltiples preguntas que le formulaba ese recién llegado al que llamaba “mi cuñado gallego” (aunque Borja fuese toledano), cuando no sabía alguna respuesta… ¡se la inventaba y chau! Total ¿quién lo iba a descubrir?

Tras contemplar un espléndido atardecer sobre la Playa de la Viuda, Borja y yo continuábamos muy abrazados en el pequeñísimo balcón de la casa.

  • ¿Pero qué es eso? – me preguntó Borja, de pronto.
  • ¿El qué? – repliqué, sin comprender de qué cosa me estaba hablando
  • ¡Ahí le tienes otra vez! – insistió él, señalando un destello de luz blanca que, cada seis segundos exactos, aparecía sobre el horizonte.
  • ¡Ah, eso! – le respondí – Es el Faro de aquel cerro que está al final de la playa. Creo que, en realidad, se llama Punta Palmar pero, por acá, todos los conocen como el “Cerro de la Viuda”

Borja estuvo tentado de preguntar algo más pero mis labios, ávidos de besos, sellaron los suyos, dejándolo sin aliento y sin palabras. Ya tendría tiempo de interrogar a Ney, para despejarse aquella duda, en algún otro momento más propicio…

Aquella mañana del 14 de Febrero, cuando desperté.

Borja no se hallaba a mi lado y pensé que habría salido a dar una caminata…Ya era casi mediodía, Borja no aparecía por ninguna parte y yo comencé a preocuparme. Subí al balconcito con unos prismáticos… ¡entonces lo divisé! Venía jadeando, por la mitad de la extensa Playa de la Viuda, cubierto de arena y chorreando sudor desde la cabeza hasta los pies. Aquel querido rostro suyo, habitualmente tan sereno, estaba transfigurado: infinitamente más rojo que las franjas de la torre de fibra de vidrio, de doce metros, de ese faro que se elevaba a sus espaldas.

  • ¡Parece que está recaliente “mi cuñado gallego”! – rio Ney, reuniéndose conmigo en el balcón.
  • ¿Pero qué le hiciste, pedazo de un anormal? – me desesperé.
  • ¡Yo no le hice nada! – me retrucó él, cada vez más tentado de la risa – El “gallego” me preguntó si eso de “Cerro de la Viuda” era porque en la casona funcionaba alguna especie de sucursal de la famosa Confitería española, le dije que sí ¡y el loco se largó hasta allá nomás! ¡Ja, ja! Dijo que quería darte una sorpresa comprándote una caja de bombones por el Día de San Valentín…

Patrocinador: Musaventura shop | Musaventura Blog

Summary
Article Name
Punta del Diablo
Description
Borja no aparecía por ninguna parte y yo comencé a preocuparme. Subí al balconcito con unos prismáticos…
Author
Publisher Name
Musaventura Blog
Publisher Logo