#Musalove Story nº64 – I Concurso de relatos

el mejor regalo de san valentin

Relato nº64: Del odio al amor

Mi historia de amor, ocurrió a largo plazo. Conocí  al que seria mi chico un año antes, pero salí con otro, un chico de mi clase, en primero de bachillerato. Era nuevo en el instituto, me prestó mucha atención y finalmente, empezamos a salir. Afortunadamente nunca hubo amor, sólo lo que sería atracción. Sólo me ‘gustaba’y lo mismo le ocurria a él, y así terminamos con una relación de un mes y 10 días.  Durante este tiempo, este chico me presentó a mi futuro amor como un amigo suyo, que iba a segundo, no pasamos nunca de un saludo. Al año siguiente mi ex cambió de instituto y su amigo repitió.- ‘Oh, no’- pensé- ‘Este chico querrá hacerme la vida imposible para vengarse por su amigo, ya verás’-Ya que fui yo la que cortó. No bromeo al decir que su cara daba miedo, su intensa mirada. Cara de malo, de chungo, con fama a conjunto. Soy una persona recelosa y reservada, me cuesta mucho confiar en los demás, así que brutal fue mi sorpresa (y mi desconfianza) cuando a los meses, este chico me dijo`- ‘Laura, me gustas, desde el momento en que te ví en la entrada del insti, se lo dije a mi amigo para que me presentara pero en cambio salió contigo…quieres salir conmigo?- Sí, venga ya, te crees que voy a caer rendida a tus pies a la primera de turno? Por favor… Mi cabeza le daba mil vueltas al asunto, retorciendo mi forma de pensar para que cuadrara el por qué quería salir conmigo, si apenas me conocía. Pensamientos me llegaban como ‘esto lo tiene planeado con el otro, para ‘enamorarme’ con su labia latina y luego hacerme daño, para reírse de mí…Pues te has equivocado de persona, chato.’ He de decir que no soy una chica que suela gustar a los chicos, y cuanto más atento se ponía conmigo, más miedo me daba y más quería alejarme. Había claras diferencias entre mi ex y él. El primero era de constitución delgada, rostro anguloso, más tímido aún que yo. El segundo era corpulento, alto, de actitud dominante, intimidaba con su voz grave, muy muy muy sociable y no se metia en líos, a pesar de la fama que le precedía. Su forma de actuar hacia mí, de mirarme durante todas las clases, de pegarse a mí en las excursiones aunque me separara, le hizo ganarse mi mote de ‘acosador’, y así lo conocieron mis amigas antes de salir con él.

Transcurrió el curso y en Febrero nos fuimos  de viaje escolar a Londres. Yo tenía mi grupo montado para las habitaciones con unas amigas, pero adivinad quién se quedó sin grupo y tuvo que acoplarse… exacto. Ya me veis huyendo de él por Candem o poniéndole los ojos en blanco cada vez que soltaba uno de sus piropos, de verdad que me sentía muy agobiada. El colmo fue la última noche, que en un acto bondadoso le presté mi móvil para una cosa que necesitaba y él, para hacer la broma,se pasó a su móvil una foto de mi galería… en bikini! No se me veía nada, pero por dios, que grosería es ésta!? Yo que se lo presté con toda mi buena intención y así me las paga, cabrón.. ‘Perdóname, era una broma, no pensé que te iba a enfadar tanto..’-Me enfadé muchíssimo, le cogí el móvil y estuve a punto de estamparlo contra el suelo, pero al último segundo pensé en los profesores y me contuve. Echa una rabia, me fui a la habitación y intenté dormir, pero del enfado me fue imposible. Cuando él apareció, me hice la dormida, no quería saber nada de él. Estaba disgustado, y con los compañeros de habitación, compró unas cervezas y alguna botella y celebraron un pequeño botellón. Las risas de mis amigas hacían que me retorciera de ganas por unirme a la fiesta, pero mi orgullo impedía moverme y hablar con aquel tío. Él sin embargo no lo pasaba tan bien. Al final de la noche, cuando sólo quedaban él y un amigo despiertos le dijo-‘joder la he cagado tío.. No se cree que me gusta de verdad.’-noté que se acercaba a mi litera-‘mírala, es que es un ángel..’ .Luché por contener una sonrisita que quería asomarse a mis labios. ‘Ay, calla tonto!’ pensé con voz coqueta. Aun pensando que esa confesión la hizo porque quizá sabía que estaba fingiendo dormir, no pude evitar que me ablandara un poco, así que al día siguiente acepté sus disculpas, no sin antes hacerle una pequeña broma como venganza, y así terminó el viaje.

Los días siguientes de clase seguía intentando ignorarle, aunque ya no me caía tan mal. Todas mis amigas de clase decían que hablaba muy bien de mí, y eso no me disgustaba, por lo que con el tiempo fuimos hablando más. En Marzo pasó algo muy gracioso. Una chica en prácticas de peluquería le cortó mal el pelo y se pasó dos días sin venir por vergüenza. Las chicas comentábamos lo gracioso que sería verle ese corte, pero me sorprendí a mí misma cuando me encontré pensando que le echaba de menos a él y a sus tonterías.  ‘Pero que te pasa, Cristina?’.  He de decir que el grupo de habitación de Londres se cohesionó con esa experiencia y fuimos quedando juntos a partir de ahí. La segunda quedada fue un 4 de Abril, por ese momento yo ya me había dado cuenta de quizá y sólo quizá, me gustaba este chico, aunque mi conciencia me reprendiera, así que ya hablábamos bastante, incluso por redes sociales. Ese día decidimos hacer mojitos en su casa, y como los estaba haciendo solo mientras los demás charlaban en el comedor, decidí ayudarle en la cocina. En un momento de silencio empezó a picar el hielo y dijo con una sonrisa -‘bueno, pues ya hemos roto el hielo!’- Solté esa risita tonta que se hace cuando te gusta alguien. El caso es, que hablando y hablando, no sé cómo llegamos al punto de inflexión donde  mi vida cambiaria para siempre, cuando él preguntó: – ‘y que pasaría si te beso ahora mismo?’-  Ahí está, la Laura nerviosa, que tiembla como una gelatina, que tartamudea… mi mente intentaba pensar rápido alguna respuesta coherente, vamos Lau, tu puedes!-‘Eehh..eh.. Tú no quieres’- Me alzó una ceja, contrariado. No puedes? Venga Cris, tenias que decirle que no puede! O que tú no quieres…no? –‘Yo sí que quiero besarte..’ Me miró fijamente mientras avanzaba hacia mí, y yo me alejaba, y me quedé arrinconada en la esquina de la cocina… Soy como un animal acorralado, presa del pánico, mi mente luchaba por pensar alguna vía de escapatoria pero no, él juntó sus labios con los míos.. Y por unos segundos pensé en apartarle, empujarle y salir de ahí, pero.. Oh bueno, esto no está tan mal! Así que con toda la adrenalina de mi cuerpo le devolví el beso, nos fundimos… y esa esquina siempre quedará como el lugar de nuestro primer beso. Tampoco esta vez empezó con amor de mi parte, pero que diferente fue todo… que mágico. Con él me entregué por primera vez.. y lloré luego por pensar que quizá era como los amores de mis amigas, que las utilizaban y al día siguiente las dejaban. Pero él no lo hizo. Llevamos saliendo juntos un año y diez meses, y he descubierto muchas cosas sobre él, como que esa chulería forma parte de su fachada para con el resto de la gente, aunque sí que es picarón.  A mí me ha enseñado su lado más frágil, más romántico, más tierno… Me ha colmado de detalles, regalos, de actos de amor… Él ha destruido mi coraza, y me ha enseñado a  querer, a amar…  Por todo esto y muchas cosas más que me quedarían por contar, lo considero mi primer novio real, y sinceramente, espero que sea el último.

Patrocinador: Musaventura shop | Musaventura Blog

 

 

Summary
Article Name
Del odio al amor
Description
odas mis amigas de clase decían que hablaba muy bien de mí, y eso no me disgustaba, por lo que con el tiempo fuimos hablando más. En Marzo pasó algo muy gracioso. Una chica en prácticas de peluquería le cortó mal el pelo y se pasó dos días sin venir por vergüenza.
Author
Publisher Name
Musaventura
Publisher Logo