#Musalove Story nº69 – I Concurso de relatos

el mejor regalo de san valentin

Relato nº69: A la orilla del mar

 

Fue una noche de san Valentín que jamás  olvidare,  la luna nos miraba con sus ojos de miel,  Alondra acurrucada en mi pecho me juraba un amor fiel, ella era mi alegría, mi vida y mi razón, era la primavera que florecía en mi alma y el paraíso que crecía en mi corazón.

Estando frente al mar le regale un caracol y sosteniéndolo   en nuestras manos le saque un anillo de compromiso  y  le pedí que se casara con migo, ella se volvió loca de alegría, lloro de emoción, se colgó de mis brazos y me invito a libar el vino del amor.

El mar era majestuoso, su melena blanca la sacudían las olas y en la arena de la playa la fui acariciando y lentamente  penetre el muelle de su cuerpo donde ningún marino había navegado, era una tierra virgen que  nadie había  penetrado.

Con loca pasión la tome entre mis brazos y lentamente le fui hundiendo el remo en las profundidades de  sus aguas. , testigo fue  la luna y el mar de aquella hermosa entrega, donde ella no paro de cabalgar, era  una potra desbocada bajando las estrellas.

El olor a fruta marina se regó por toda la playa, la tome una y otra vez como si deseábamos acabarnos la copa del placer, pero el vino del amor cada vez se derramaba ,luego caminamos por la playa jugando con la espuma de mar, mi camisa parecía una atarraya atrapando caracoles del mar.

Parecíamos niños jugando en la playa, emocionada  corrió al acantilado, y al mostrar el anillo de compromiso al cielo, se deslizo de la roca y se fue al precipicio, como loco corrí auxiliarla y con su boca vomitando sangre me dijo que la había hecho la mujer más feliz del mundo.

Cuando amaneció Alondra ya no volvió a despertar, se había ido donde reposan los enamorados., como loco llore, le grite al señor mirando al cielo,  porque se la había llevado, pero no hubo respuesta.

Alondra se fue cuando se había encontrado con el amor, cuando había subido al cielo y juntos habíamos  contados las estrellas, se fue cuando se había estrenado como mujer y me había entregado el tesoro más grande de su vida.

Ahora cada día, cada noche la voy a buscar al lugar donde sucedió la tragedia, esperando que algún día regrese para volvernos amar.

Patrocinador: Musaventura shop | Musaventura Blog

Summary
Article Name
A la orilla del mar
Description
El olor a fruta marina se regó por toda la playa, la tome una y otra vez como si deseábamos acabarnos la copa del placer, pero el vino del amor cada vez se derramaba ,luego caminamos por la playa jugando con la espuma de mar, mi camisa parecía una atarraya atrapando caracoles del mar.
Author
Publisher Name
Musaventura
Publisher Logo